Nuestra

Historia

El día 21 de Septiembre de 1952, el Excmo. Sr. Arzobispo José Ma. González y Valencia de la Arquidiócesis de Durango, se dirigió a la Comunidad de las Misioneras Catequistas de los Pobres, ubicada en Monterrey, N.L. para solicitar un grupo de Hermanas que se dedicara a la Evangelización entre los pobres de su Arquidiócesis.

El 12 de Octubre del mismo año, salieron de Monterrey, N.L. con dirección a Gómez Palacio, Dgo., con alegría y entusiasmo el grupo de religiosas que iniciarían los trabajos de apostolado, llegando a dicho lugar el 13 de Octubre de 1952. La Rvda. Madre María de los Dolores Gómez Arroyo por inclinación natural, no se sentía llamada a ocuparse de una Fundación Religiosa, pero la señal debió llegarle después de ver aquella multitud abandonada en lo espiritual. De ahí su idea de que el nuevo instituto fuera dedicado a María en su advocación de Nuestra Señora del Rosario de Fátima por los especiales favores recibidos de tan buena Madre.
         

Más tarde en el año de 1959, debido a la gravedad del Excmo. Sr. Arzobispo de Durango, José Ma. González y Valencia, encomienda el grupo de religiosas al Excmo. Sr. Obispo de Torreón, Coahuila, Fernando Romo Gutiérrez, quien aceptó tal proposición.
           

El 8 de Febrero de 1959, la R.M. Ma de los Dolores Gómez Arroyo y la R. M. Verónica Charles Salinas, visitaron al Excmo., Sr. Obispo Fernando Romo Gutiérrez, para solicitar su apoyo y protección por motivo del fallecimiento del Excmo. Sr. Arzobispo José Ma. Gonález y Valencia, quien las tenía bajo su responsabilidad.

           

Por voluntad de Dios el 19 de Marzo de 1959, las recibió en su Diócesis, alentándolas y animándolas moral y espiritualmente a que iniciaran la obra que el Señor les tenía señalada, exponiéndoles las necesidades espirituales en que se encontraba la Diócesis, ya que estaba recientemente erigida. Siendo así, el inicio de la fundación de las “Hermanas Misioneras del Rosario de Fátima”, dándole el nombramiento de Fundadora y Superiora General a la R.M. María de los Dolores Gómez Arroyo, Vicaria General a la R. M. Verónica Charles Salinas y Consejeras, la R. M. Ma. Concepción Castañeda y R.M. Ma. Teresa Lizcano Balderas.
           

Habiendo aceptado la R.M. María de los Dolores Gómez Arroyo, la fundación que el Excmo. Sr. Obispo solicitaba, le da a conocer el carisma y Espíritu que tenía que vivir esta Asociación. Un amor ardiente a la Eucaristía, especial devoción a la Santísima Virgen en su Advocación de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, la Evangelización a los pobres más pobres, viviendo con alegría su consagración, entrega, abnegación y sacrificio, para llevar el Mensaje de Salvación a todos los hombres, teniendo en cuenta el Mensaje de la Virgen María en Fátima. Por nuestros trabajos no se establecerá un estipendio fijo, sino que se aceptará aquello que bondadosamente donen por nuestros servicios.
           

El 13 de Mayo de 1961, se concede la Aprobación de Piadosa Asociación de Hermanas Misioneras del Rosario de Fátima, por el Excmo. Sr. Obispo Fernando Romo Gutiérrez. Obteniendo el permiso del Excmo. Sr. Obispo Fernando Romo Gutiérrez, se tomó la decisión de pasar a la Diócesis de Tlalnepantla, Edo. de Mex., bajo la dirección de la R.M. Ma de los Dolores Gómez Arroyo.
 

El 15 de Enero de 1970, el Excmo. Sr. Obispo Fray Felipe de Jesús Cueto O.F.M. nos acepto en su Diócesis como consta en la carta Episcopal el 31 de Mayo de 1970 y nos erige canónicamente en Pía Unión con Sede en San Mateo Ixtacalco, Cuautitlán, Edo. Méx.., nombrando a la R.M. María de los Dolores Gómez Arroyo, Superiora General de las Hermanas Misioneras del Rosario de Fátima, el documento que lo confirma tiene fecha del 16 de Julio de 1973.
 

Pasados algunos años, al deslindar la extensa Diócesis de Tlalnepantla, Edo. de Méx., se erige una nueva Diócesis bajo la dirección del Excmo. Sr. Obispo Manuel Samaniego B., en Cuautitlán, Edo. de Méx., quedando nuestra congregación dentro de los límites de esta Diócesis.  Actualmente, al ser eregida la nueva Diócesis de Izcalli quedamos dentro de los límites de Cuautitlán Izcalli bajo la guia del Excmo. Sr. Obispo Francisco Gonzalez Ramos.