y 

Ven

sigueme

“No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes.”  (Jn 15:16)

“La experiencia de una vocación es única e indescriptible, y solo se percibe como una suave brisa del toque clarificador de la gracia. La vocación es una respiración del Espíritu Santo, quien, al mismo tiempo modela genuinamente nuestra frágil realidad humana, brilla una nueva luz en nuestros corazones. Él infunde un poder extraordinario que une nuestra existencia en la empresa divina.”

 

San Juan Pablo Segundo